"Afuera, llueve una vez por mes.
Adentro, todos los días"

El receptáculo de ducha

Nos gusta repetir esta frase en obra, porque es un recordatorio de la importancia que tiene impermeabilizar adecuadamente el receptáculo de ducha de tu casa, porque es verdad, afuera, llueve cada tanto, pero adentro, una vez por día, todos los días. Así concientizamos a todos los involucrados sobre cuán crítico es impermeabilizar el receptáculo de ducha correctamente, garantizando su estanqueidad a lo largo del tiempo. Tanto más en baños en planta alta, donde las filtraciones se pueden llegar a manifestar en los cielorrasos de planta baja...

Lo primero a saber es que el revestimiento de la ducha no es, y no puede ser, la barrera principal contra el agua. Inevitablemente, con el uso, las juntas de pastina se pueden fisurar, dejando resquicios por donde el agua puede entrar. El revestimiento es una barrera, pero ante la contingencia de que pierda su estanqueidad, es necesario contar con otra defensa adicional. En Acedur emplacamos los receptáculos de ducha con placas cementicias, en lugar de placas verdes de yeso. La razón es que la placa cementicia está compuesta por cemento portland, el cual es imputrescible. No se deteriora con el agua, sin importar cuantas veces se moje. La placa verde de yeso, por el contrario, es resistente a la humedad, pero no es resistente al agua directa y continuada.

Una vez emplacado el receptáculo con placa cementicia, aplicamos malla de fibra de vidrio y un cemento especial que contiene aditivos especiales (principalmente polímeros, que lo hacen más elástico), con el propósito de nivelar la superficie, y tapar uniones entre placas, cabezas de tornillos y todo otro resquicio por donde pueda penetrar el agua. Con todo el receptáculo revocado con este cemento, llamado Capa Base (Base Coat en inglés) aplicamos una membrana cementicia, procurando obturar bien el sustrato. Esta membrana es un impermeabilizante cementicio flexible, compuesto por cemento y polímeros, que combinados producen una mezcla impermeable, que sella y obtura poros y capilares de hormigones y mamposterías. La membrana cementicia es una barrera hidrófuga que impide que el sustrato absorba agua por capilaridad. A diferencia de una membrana líquida de poliuretano, como la que típicamente se aplica en un techo de losa, permite la adherencia del adhesivo del revestimiento.

Impermeabilizado el receptáculo con la membrana cementicia, procedemos a instalar el revestimiento, el cual se fija de piso a techo. Así logramos un receptáculo de ducha 100% impermeable, que no pierde su estanqueidad pese a juntas de pastina deterioradas.

Porque recuerda, los detalles realmente importantes, son los que están ocultos a los ojos. Y es que, afuera, llueve una vez por mes. Adentro, todos los días.


Si te interesa este tema, te recomendamos que sigas leyendo:

Puertas de Interior La Guía Definitiva

¿Estás buscando un arquitecto en Córdoba? ¡Tu casa empieza con los planos!

3 patologías típicas de tradicional que no tiene el Steel Frame. ¿Cuáles son?

Preguntas Frecuentes. ¡Respuestas a tus preguntas!



¿Dudas? ¿Preguntas? ¿Qué te pareció lo que leíste? ¡Deja tus comentarios!